viernes, 7 de agosto de 2009

El Diario Privado de Adán y Eva

La conjunción perfecta de dos ases del espectáculo,volvió al teatro Broadway. China Zorrilla y Carlos Perciavalle otra vez en Rosario. El público de pie, agradeció tanto talento.


Sin lugar a dudas El diario privado de Adán y Eva, se ha convertido en la más exquisita muestra de arte, que de la mano de estos dos actores, se ha logrado en los últimos tiempos. China Zorrilla y Carlos Perciavalle se unen en escena para representar una comedia sesgada por el humor y la emoción.
Este clásico literario, basado en un texto de Mark Twain, realiza un repaso por las más curiosas y simples características que definen a ambos sexos.
Adán y Eva recorren sus vidas en el momento mismo de la creación, hasta llegar al último suspiro.
En el comienzo estaba sólo Adán junto a los animales y las plantas. Con la llegada de Eva la complicidad en la historia juega un papel fundamental.
La ingenuidad y la picardía exponen lo mejor de sí, para que cada detalle se reconozca como en la vida misma.

El musical cuenta con el acompañamiento del pianista de tan sólo 20 años, Martín Piegari. Ambos actores uruguayos, entonan las letras de canciones que relatan paso a paso cada uno de los encuentros y desencuentros de esta primera pareja sobre la faz de la tierra.


Opuestos y complementarios
Las diferencias entre Eva y Adán agregan el condimento infaltable a esta mágica historia.
Eva ridiculiza a Adán frente a sus ansias de descanso y holgazanería, en tanto Adán refiere a la impaciencia, charlatanería y constante inquietud de esa nueva persona que desde su llegada no se ha despegado de él.
Cuando Eva muerde la manzana, ambos son despojados del paraíso y comienzan a transitar una vida distinta. Las complejidades se tornan moneda corriente, y la llegada de los hijos y nietos los acerca hacia el fin de sus días.Finalmente imbuidos en una emoción extrema, la reflexión de Adán sale a escena para coronar la historia, " Me pareció tan horrible que nos echaran del paraíso, pero eso no tenía ninguna importancia, porque donde quiera que estuviera Eva, ahí estaba el paraíso".
La maravillosa China Zorrilla y el inefable Carlos Perciavalle logran convertir desde las tablas algo más de una hora en un verdadero paraíso, como lo hicieron por primera vez hace un poco más de 25 años.

1 comentario:

cejoide dijo...

Muy bueno tu blog!!
pasate por el mio!
besos